2018 ABlíneas

Enero => dormir, diablo, justo.

«No duermas para descansar, duerme para soñar». Con esta frase, leída no sé dónde, me voy a dormir, pensando en lo que me gustaría materializar. Diablo, colocándose a mi lado de un salto, me mira fijamente y me dice: “Mejor averigua qué te impide avanzar, pues tan importante es saber adónde quieres ir como por dónde”. Acaricio a mi sabio gato y programo mi sueño. Al despertar no recuerdo nada, me estiro y… «¡Eso es justo lo que debo hacer!»