Viviendo aventuras

Rayos de sol entre las nubes

Se acercó sin prisa a la higuera con pasos firmes sobre el terreno encharcado que embarraba los bajos de las faldas, completamente ajena a la inclemencia del tiempo. Una mano ajada bajo la barbilla sujetaba el chal por el que asomaban algunos díscolos mechones blancos. Acarició el tronco del árbol dormido y respingó al acercar la mejilla. La frialdad de la humedad mutó el abrazo en leves caricias. Leer más

Carta de Pedagogra

El nido de Zoraida está seriamente dañado por los fuertes vientos del otoño. La visita de Pedagogra también ha contribuido en su deterioro. Tuvo el tino de posarse en una de las ramas estructurales que quebró bajo su peso. Dolió, no mucho porque estaba dormida. Pedagogra se dio un buen batacazo, pero no dijo ni ay. La rama se lamentó porque la llegada de aquel extraño pájaro casi le dio matarile. Después, gritamos ambas, casi nos chamusca. Lo curioso del asunto es que el fuego fue el elemento veneno y medicina. El fuego de la ira atrajo al ave al cerrillo, el fuego de la ira fue el que a punto estuvo de incendiarme y el fuego del amor, el que la atrajo de nuevo y sanó la herida. Leer más