Canto a la hija perdida

Yo soy la voz de Gaia. No me canso de llamarte.

Eres mi hija perdida entre la niebla.

Te llamo incansable. Uso mil lenguas. Empleo mil tonos.

Aliada estoy con los animales y las plantas.

Aliada estoy con el mundo invisible.

Todos y cada uno de ellos son hijos míos, al igual que tú.

Yo vivo en cada uno de ellos. También en ti.

No puedes darme la espalda.

Ni siquiera la niebla impide que yo te vea.

¿Comprendes?

Sé dónde estás en cada paso que das.

Sé cómo te encuentras a cada paso que das.

No puedes ocultarte aunque te vistas con niebla densa.

Yo estoy aquí y te llamo incansable.

Eres mi criatura preciosa.

¿Por qué no has de ver tú tu hermosura?

La niebla no te oculta, amada hija.

La niebla te otorga un manto efímero que tiene la propiedad de reflejar tu brillo.

Todos te vemos y anhelamos el día que salgas de entre las brumas.

Yo te llamo para que te sientas al seguro, aunque no quieras escucharme.

Estoy aquí y soy tu apoyo.

La Voz de Gaia

Written by

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.