La caída de Mujer Celeste

– ¡Eeeeeeeehhhhh! –gritó Zoraida.

Su piar extraordinario se extendió por el lugar con total claridad hasta alcanzar las cumbres, aquellas que cruzó un día junto a Azahara para llegar al otro lado del arcoíris. Y allí, extrañamente, el grito retornó aún con más fuerza. ¡Todos tenían que oír lo que estaba apunto de anunciar! Leer más

La sombra de una duda

– ¡Azaharaaaaaa! –gritó a pleno pulmón Zoraida.

– ¿Se puede saber a qué viene tanto grito? –protestó la higuera somnolienta.

– ¡Ay! ¿Por qué me sacudes? –pió lastimera.

A mitad de otoño la higuera se mantenía verde, si bien lucía claros, las puntas de algunas ramas estaban desnudas y unos higos tardíos parduzcos. La sacudida arrojó algunas hojas. Alf ladró con furia, no le agradaban nada los sobresaltos durante su siesta. Leer más