La sombra de una duda

– ¡Azaharaaaaaa! –gritó a pleno pulmón Zoraida.

– ¿Se puede saber a qué viene tanto grito? –protestó la higuera somnolienta.

– ¡Ay! ¿Por qué me sacudes? –pió lastimera.

A mitad de otoño la higuera se mantenía verde, si bien lucía claros, las puntas de algunas ramas estaban desnudas y unos higos tardíos parduzcos. La sacudida arrojó algunas hojas. Alf ladró con furia, no le agradaban nada los sobresaltos durante su siesta. Leer más

Rayos de sol entre las nubes

Se acercó sin prisa a la higuera con pasos firmes sobre el terreno encharcado que embarraba los bajos de las faldas, completamente ajena a la inclemencia del tiempo. Una mano ajada bajo la barbilla sujetaba el chal por el que asomaban algunos díscolos mechones blancos. Acarició el tronco del árbol dormido y respingó al acercar la mejilla. La frialdad de la humedad mutó el abrazo en leves caricias. Leer más

Un concilio a la sombra

Zoraida… A veces, más que una pajarita, parece una zorra. Alf también tiene esa mirada a veces. La verdad, asusta un poco. Y precisamente por esa forma de mirarme, como de refilón, y porque salta de aquí para allí como un gorrión -sin ser esa su naturaleza-, siempre a mi alrededor, decido preguntarle. Ya le di cancha, por así decir, pero sigo con mis dudas. Ella lo sabe. Así, me acomodo, respiro hondo y le pregunto directamente: Leer más