Escribir es un acto de amor

¿Te entregas al folio en blanco y esperas que te hable? Lo siento. No es suficiente acto de amor. Así no funciona la relación. ¿Dices que te entregas? ¿Qué entiendes por entrega? ¿Esperas a que hable? ¿Por qué no le preguntas lo que quieres saber?

¿Cómo escribir?

Al papel hay que cortejarlo. La forma de hacerlo es muy simple. Tan sólo hay que deslizar el bolígrafo sobre él, suavemente, sin presionar, acariciándolo, besándolo con dulzura. Vas pasando sobre él, aquí y allá. Con orden, si no se alborota. Así, entregado al acto de acariciar, te sorprendes escribiendo.

¡Atención! No pares a leer lo que has escrito, de otro modo se embaraza y calla. Sigue el trazo en silencio, escuchando lo que te dice, transcribiendo sin prestar atención a la grafía. ¡Olvídate de la gramática y de la ortografía! Se sentiría examinado y callaría avergonzado o, peor aún, ofendido.

Tal vez al inicio el papel calle. Es normal. No le des prisa, es vergonzoso y aún estudioso de tu persona. ¿Eres digno de su confianza? ¿No le traicionarás si te muestra sus secretos? Ahora eres tú, el cortejador cortejado. Se inicia el baile.

Sé respetuoso, muestra interés

Acude puntual a la cita, mejor si quedas siempre a la misma hora. No se te ocurra presentarte de cualquier manera, le gusta la pulcritud, la rectitud.

Iniciado el baile, por favor, no mires la hora. ¡Qué desaire! ¿No te interesas por él? ¿Te aburres? ¿No te gustó su narración? Tendrás que ser paciente con él y explicarle que además tienes otras obligaciones, que no le traicionas, que volverás más tarde. Díselo sin enojo, con cariño infinito y a tu vuelta lo encontrarás con los brazos abiertos, esperándote en el mismo lugar que lo dejaste. ¿No es maravilloso?

Un amante que no pide explicaciones más allá de lo que le concierne, que le hagas el amor. Y la relación dura hasta cuando tú quieras.

Él es paciente y, superada la barrera del desconocimiento, te dará lo que le pidas sin pedirte nada a cambio, sólo tu tiempo y tu amor, por supuesto.

Zoraida Azahara

Deja un comentario