Un ratón volador llamado Sonrisa

Sube por el cerrillo con paso irregular, la mirada dirigida al suelo. Al ver las raíces sobresalientes de la higuera se detiene y mira el árbol de arriba a abajo. Se muerde los labios y, tras dudar unos instantes, se sienta con descuido, sacándose el bolso bandolera que la despeina. Por primera vez mira sin ver en derredor con un mohín indescifrable. Extrae del bolso sin miramientos un cuaderno en el que garabatea sin alzar la vista. El ruido del lápiz friccionado contra el papel y sus soplidos parecen gritar auxilio. Leer más

Creatividad y la bruja

Plumita se acercó sigilosa al Libro de Las Sombras. Doblándose delicadamente sobre su cerradura, el libro se abrió. Plumita parecía bailar sobre sus páginas. Se movía con ligereza y presteza. Tanta que escribió lo que sigue en lo que Cascabel abría la boca para bostezar. El libro se cerró a la par que la boca del duende y nadie supo que Plumita escribió un cuento todo suyo durante aquel bostezo que fue más breve de cuanto pueda parecer. Leer más

Preparando el humus

La higuera

¡Qué ruidosos son los humanos! ¡Uhm, qué linda mañana! Lluvia fina y algo de bruma.
El otoño está en su fase final, ha avanzado despacio, camuflado entre los elementos. Las noches, cada vez más cortas, y el sol del mediodía, falsa primavera, parecían en litigio. Las ramas, ya casi desnudas, se resistían a soltar sus hojas. Leer más