Creatividad y la bruja

Plumita se acercó sigilosa al Libro de Las Sombras. Doblándose delicadamente sobre su cerradura, el libro se abrió. Plumita parecía bailar sobre sus páginas. Se movía con ligereza y presteza. Tanta que escribió lo que sigue en lo que Cascabel abría la boca para bostezar. El libro se cerró a la par que la boca del duende y nadie supo que Plumita escribió un cuento todo suyo durante aquel bostezo que fue más breve de cuanto pueda parecer. Leer más

La sombra de una duda

– ¡Azaharaaaaaa! –gritó a pleno pulmón Zoraida.

– ¿Se puede saber a qué viene tanto grito? –protestó la higuera somnolienta.

– ¡Ay! ¿Por qué me sacudes? –pió lastimera.

A mitad de otoño la higuera se mantenía verde, si bien lucía claros, las puntas de algunas ramas estaban desnudas y unos higos tardíos parduzcos. La sacudida arrojó algunas hojas. Alf ladró con furia, no le agradaban nada los sobresaltos durante su siesta. Leer más

Un concilio a la sombra

Zoraida… A veces, más que una pajarita, parece una zorra. Alf también tiene esa mirada a veces. La verdad, asusta un poco. Y precisamente por esa forma de mirarme, como de refilón, y porque salta de aquí para allí como un gorrión -sin ser esa su naturaleza-, siempre a mi alrededor, decido preguntarle. Ya le di cancha, por así decir, pero sigo con mis dudas. Ella lo sabe. Así, me acomodo, respiro hondo y le pregunto directamente: Leer más