En El nido

¡Te doy la bienvenida!

En el nido, al abrigo de una anciana higuera, se encuentra la pajarita Zoraida, quien te da la bienvenida agitando las alas y piando feliz. También te saludan Mamita, el duende Cascabel, el perro Alf, el hada Azahara y la anciana higuera. ¡Qué contentos! Si pudieras verles la cara de felicidad, querrías quedarte aquí para siempre.Pajarita Zoraida en el nido

¿Cómo dices? ¿Zoraida Azahara? Bueno, esta es quien escribe y da forma a lo que dicen los arriba mencionados. Pero esta es una respuesta un tanto imprecisa. Mejor ve aquí. Creo que entenderás un poco mejor.

Aventuras en el nido

No voy a negarte que alguna que otra vez hay rifirrafes, pero nada grave, te lo aseguro. A veces la higuera se sacude -no son temblores de anciana, sino bailes al son del viento- y el nido tambalea un poco, parece desmoronarse, pero al poco se asienta de nuevo. Parece que está bien construido. La pajarita Zoraida se divierte enormemente con todo lo que acontece.

Desde la copa se divisa un hermoso paisaje, cuyos límites ponen el cielo y la tierra. Acompañan siempre los cuatro elementos y transitamos las cuatro estaciones, así como el día y la noche, admirando la belleza de Madre Tierra, Gaia. Un hermoso Planeta Azul donde el ser humano está en la cúspide de la pirámide trófica y no tiene depredador, salvo él mismo.

Perdón, me fui por las ramas…

¡Ah! Hablando de ramas, este nido está construido con mucho mimo, con ramitas, tierra, agua y plumas. ¡Así es de confortable! Tiene cinco ramas estructurales y las entidades son libres de posarse en las ramas que se les antoje. Van y vienen libres. Pero te aseguro que cada primer y tercer lunes de cada mes, encontrarás algo en una de las ramas. Les gusta hacer regalos y hacer conscientes a las personas de que la vida es bella y que Gaia nos ofrece todo, tan solo hay que ir poco a poco…

…Re-Conectando con Gaia

Lo creas o no, ya estás conectado a la Naturaleza, a Gaia. Eres un ser vivo más dentro de Ella. Todo tú estás formado por átomos. Cada átomo está formado, a su vez, por neutrones, protones y electrones. Como ves, energía. Pura energía. Tú eres energía y todo cuando hay a tu alrededor es energía. E interaccionas como energía que eres con todo lo que te rodea. Todo cuanto hacemos como individuos afecta al conjunto, a Gaia. Del mismo modo, todo lo que en ella ocurre, nos afecta.

También a ti, por supuesto, aunque no lo sientas, ni lo notes, ni lo percibas a nivel consciente. Te aseguro que tu cuerpo de manera sutil percibe más allá de lo que puedas imaginar. Tú eres un universo único y especial. Tan sólo has de reconocerlo y honrarlo, y, del mismo modo, reconocer y honrar al planeta Tierra, a Gaia, porque otro mundo es posible. La Naturaleza no es algo ajeno a ti, no es solo un objeto que estudiar o contemplar.

Suscribo lo que dice Ted Andrews en su libro Animal Chamán, Arkano Books, pág. 25:

La humanidad ha perdido ese lazo instintivo con los ritmos y patrones de la Naturaleza, y con él ha perdido también la realidad de la magia. La Naturaleza intenta demostrarnos a diario que toda forma de vida es capaz de enseñarnos algo. Cuando aprendamos a escuchar a la Naturaleza conseguiremos derribar nuestras caducas percepciones. Descubriremos que la creación mágica es la fuerza vital inherente en todas las cosas. Y es esto, por encima de todo, lo que la Naturaleza enseña a aquellos que están dispuestos a aprender de Ella.